lunes, 21 de septiembre de 2015

El origen Neanderthal de los "judíos" ashkenazis





La mala adaptación genética ha legado a los judíos una tendencia hacia la inestabilidad emocional y la histeria cuando ellos se sienten nerviosos o amenazados... que es todo el tiempo cuando no están con el control absoluto, pero vayamos al tema..

Los "judíos" ashkenazis había venido desde una región de conocidos y rezagados Neanderthales: las montañas del Cáucaso y las estepas rusas vecinas.
Algunos rasgos físicos típicamente "judíos" tenían vestigios Neanderthales, generalmente una estatura corta y un físico rechoncho, mujeres muy bajas, de amplias caderas y grandes pechos, hombres muy peludos y una tendencia hacia cejas prominentes y grandes narices "ganchudas" en ambos géneros. Muchos ashkenazis tienen el pelo de la cabeza ondeado y muy rizado que tiende en su color aceitunado.

Como grupo, entre los caucásicos vivos, exhiben rasgos que los vinculan más fuertemente a los Neanderthal debido a las prohibiciones judías contra el matrimonio con forasteros. Sus genes Neanderthal han sido mantenidos todos en familia, como en efecto así ha sido. Estos genes Neanderthal no fueron diluídos por el inter-matrimonio, como ha ocurrido con la mayor parte de los otros caucásicos.

Entre los judíos ashkenazis hay también una tendencia genética hacia rostros afilados, no solamente narices, y bocas grandes, Barbara Streisand y Julia Roberts proporcionan dos ejemplos encantadores y muy conocidos de cuán atractivo puede ser ese rasgo genético, pero éstos no son rasgos físicos semíticos, son características físicas Neanderthal, y tal vez algunos rasgos Neanderthal persistieron entre los ashkenazis.

Su pretensión de ser un "pueblo elegido" es una típica obsesión grupal Neanderthal, que es realmente una predisposición racista genética contra todos los otros humanos. Se trata de una mentalidad genéticamente determinada de nosotros contra ellos. Su alto nivel de la conocida agresión Neanderthal contra los forasteros es responsable de su desproporcionada influencia social dondequiera que ellos se hayan instalado.

Sus sentimientos masculinos de insuficiencia sexual son una herencia genética Neanderthal reflejada en la mucho más frecuente confusión de la orientación sexual, Woody Allen es un ejemplo muy conocido de este dilema judío.

Esta desafortunada combinación de alta agresión mezclada con una tendencia hacia la histeria y la inestabilidad emocional ha resultado ser una situación peligrosa y trágica durante el curso de la historia, la agresión de ellos anima los continuos intentos judíos de controlar las sociedades, mientras que la inestabilidad emocional hace difícil para la mayor parte de los judíos distinguir razonablemente entre la justificada crítica social por parte de sus vecinos no-judíos.

Insensibles frente a preocupaciones objetivas por la excesiva influencia judía en las sociedades, y reaccionando con agresión histérica ante cualquiera de supuestos "ataques" contra su comportamiento y ante las súplicas de los no-judíos para que limiten aquello, los judíos siempre han provocado la violencia y luego, con mucha satisfacción emocional, se sienten victimizados y atribuyen la situación al "anti-judaísmo" innato entre sus vecinos.

El otro 95,5% de todos los judíos en el mundo proviene de miembros de de tribus de las estepas rusas que se convirtieron al judaísmo aproximadamente 1.300 años después de que las escrituras bíblicas habían sido escritas, son los llamados judíos ashkenazis y no tienen ninguna ascendencia genética con los israelitas bíblicos de Abraham en absoluto.

Si los ashkenazis eran realmente Neanderthal-caucasoides de las estepas rusas del Norte del Cáucaso y no los descendientes de los israelitas bíblicos, entonces ¿cuál era la justificación de Naciones Unidas para crear en 1948 el moderno Israel como la patria tradicional de estos judíos ashkenazis?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario